Cinco motivos por los que harás (por fin) el Camino de Santiago

En Gronze somos optimistas y queremos creer, con todas las precauciones habidas y por haber, que los peregrinos acabaremos el 2020 andando. Los «reincidentes» no necesitamos motivos; lo difícil, en cuanto «nos dejen», será impedírnoslo. Hoy escribimos para los que o bien llevan años posponiendo el Camino, o bien se quedaron con la historia por algo. Confiamos en los lectores para que recomienden este artículo a quienes crean que pueden apreciarlo.

Querido/a peregrino/a: ¡bienvenido/a al Camino! Si lees estas líneas, el tuyo, probablemente, ya ha empezado… Ya sea porque alguien ha pensado en ti o porque los inescrutables designios de un algoritmo te han traído hasta aquí, nos gustaría hacerte un regalo. Si necesitabas una señal para echar a andar de una vez, ojalá sea esta. El Camino te está esperando.

👉🏼 El artículo completo, en Gronze.com (aquí).

Urge un cambio de conciencia: peregrinos en esencia

Los peregrinos estamos de suerte. Inmunes al virus no somos, pero jugamos con mucha ventaja: la de haber recorrido el Camino eligiendo las circunstancias.

En plena crisis mundial sanitaria, el Camino de Santiago nunca estuvo tan desierto y masificado a la vez. Porque una cosa es el sendero y otra, el camino interno. Y hoy son muchos los que, más o menos confinados y sin haberse preparado, lo han tenido que emprender. Los peregrinos estamos de suerte porque, después de haber recorrido el nuestro, entendemos que lo que está pasando, de algún modo, es para bien.

👉🏼 El artículo completo, en Gronze.com (aquí).