Educación para la vida

En el clickamino tenemos (¡somos muchos!) entre manos y en el corazón un proyecto tan ambicioso como necesario.

La mayoría de las causas de malestar a las que nos enfrentamos (estrés, depresión, adicciones, abusos, violencia, relaciones de dependencia…) se pueden prevenir en gran medida desde la perspectiva de la educación emocional.

El amor es el medio; el sentido, la libertad.

No hace falta ponerse en situaciones extremas: el día a día es a menudo para muchos un desafío constante a la calma, la paz y la libertad. Educar personas más conscientes y responsables revierte, además de en su bienestar, en el de la comunidad y el entorno en los que conviven. Este proyecto, que aspira a ser de todos, tiene como fin último contribuir al bienestar global.

Para hacerlo necesitamos cultivar básicamente dos cosas: la autoestima y la autoconfianza para querernos y creernos humildemente dignos de la felicidad.

Hacer el click va más allá de jugar con muñequitos: consiste en reconciliarse con las emociones y la comunicación. Por pequeño que parezca, todo gesto contribuye a una gran reevolución.

La única revolución posible es la del corazón.

Resumiendo: el artículo «Descubre tu niño interior», de la terapeuta Mayla J. Escalera, describe a la perfección el origen y el sentido del clickamino. Léelo: ese es el único favor que te pido.

Si este proyecto significa algo también para ti, puedes colaborar con el clickamino de muchas maneras.

¿Te gusta? ¡Comparte!

Si crees que esta historia puede aportarle algo a alguien, ¡cuéntasela! No te garantizo nada, pero sí te aseguro que lo que me llega de quienes la conocen de primera mano… ¡es una pasada!

¡Vente al clickamino!

Únete a los retos solidarios y actividades que organizo. El verdadero sentido de este proyecto reside en la experiencia de vivirlo y de conocer más personas con ganas de aprender y disfrutar. Mi compromiso es que cualquier actividad ofrecida en este sentido funcione mediante el precio donativo, y reinvertir en el clickamino todo lo que obtenga para que pueda continuar. Pásate por la bitácora o por Instagram para estar al día de todo, ¡y escríbeme si quieres saber más!

Da a tus clicks una nueva vida

¿Tienes muñecos o material de Playmobil que no usas?; ¿quieres que formen parte de esta aventura? ¡Dónalos! Niños, adultos, decorados, accesorios…; la imaginación que despiertan estos compis no tiene límites. Una vez usado, si ya no lo necesito, dono el material donde puede seguir haciendo felices a otros. Sorpréndeme; ¡seguro que nos sale una postal!

Alimenta al cerdito

Puedes dejar dinero en la hucha de varias maneras:

  • Llévate un recuerdo u ofrécelo a otros «peregrinos». Toda aportación es bienvenida: dona cuanto quieras a cambio de las fotos, los clicks o en lo que sea que ande metida. ¿Quieres postales para tu albergue o tu tienda?; ¿estás organizando un evento solidario?; ¿en qué crees que podemos colaborar? Hazte con los souvenirs del clickamino sin compromiso. Por tu parte, puedes venderlos, aunque te invito a difundir igualmente la práctica del precio donativo.
Con Tiagobil en el Camino Inverso. ¡Se llevó esta postal a Portugal!
  • Conviértete en «albergue» del clickamino. ¿Eres propietario de un alojamiento (de cualquier tipo) y quieres darlo de alta en Booking.com? Si lo haces mediante este enlace, contribuyes al proyecto con 100 € que podré invertir en él reservando en la web cuando camine (generalmente, descanso en albergues de voluntarios o públicos, aunque no siempre los hay o están disponibles). Ni que decir tiene que, en cuanto pueda, ¡te pasaré a ver!
  • Aporta tu granito de arena a las causas solidarias que publicaré. En el caso de los retos, la totalidad de la cuantía recaudada —una vez descontados los costes de gestión del intermediario, que son muy bajos— se destina a la organización beneficiaria.
  • Aporta una playa entera… ¡o lo que quieras! Puedes contribuir al clickamino con un donativo, en cualquier momento, mediante un ingreso en el número de cuenta ES35 0128 8712 8101 0134 6984 (beneficiaria: Míriam López). Se trata de una cuenta exclusiva para el proyecto, de modo que todo lo que llega a ella se reinvierte únicamente en imprimir postales, comprar material y ampliar la biblioteca de recursos para el bienestar (en la medida de lo posible, procuro adquirir unos y otros de segunda mano por una cuestión de sostenibilidad).
¡Mándame una postal!

¿Te ha adoptado un muñequito del clickamino?, ¿te apetece que comparta sus postales en Instagram? Si me las mandas por correo (buzon@miriamlopez.es), me ayudas a difundir el proyecto con contenido auténtico, original y para mí… ¡¡superespecial!! De todas las opciones que te ofrezco para colaborar, ¡esta es la que más ilusión me hace! ¡¡Muchísimas gracias desde ya!!

Algunas postales de los peregrinos del clickamino. ¡Son muchos más!

Queda conmigo

¿Te inspira algo este proyecto?; ¿se te ocurre alguna idea y me la quieres contar? Escríbeme para saber por dónde ando y cómo podemos hablar.

¡Y hay más!

Sigue leyendo para saber cómo puedo ayudarte con mis servicios de edición profesional.