La conquista

En nuestra guerra sin cuartel te cedí el reino de mis entrañas. Y mientras lo devorabas riéndote de mí a carcajadas, te asedié en él. Perdí la plaza, pero gané un mundo: me conquisté.

#esgritos