El Camino de Santiago: apuntes básicos en dos libros prácticos

Pocas sensaciones como las que transmite un peregrino al compartir, a su vuelta, sus vivencias en el Camino. Innumerables las ocasiones en que los oyentes, fascinados, ya han pensado ―más o menos en serio― en «hacerlo algún día», y en las que ese día aún no ha llegado.

Una servidora ha perdido la cuenta de las veces en que conocidos, familiares y amigos le han confesado sus miedos y dudas, alias excusas, para dar el primer paso. Y como una misma los tuvo, comprende perfectamente la necesidad de ir «sobre seguro»: El Camino de Santiago…, ¿de qué va? ¿Dónde está? Pero ¿cuántas rutas hay? ¿Y cuál hago? ¿Dónde empieza? ¿Cuánto tardas? ¿Cuánto cuesta? ¿Qué necesitas? ¿Dónde duermes? ¿Cómo te preparas? ¡¿Y si te pierdes?!

Cierto es que, después, uno se da cuenta de que no era para tanto. Pero en ese momento desconoce demasiado, y requiere un empujoncito con información básica de primera mano. ¿Cuántos caminos no se habrán vivido por no haberlo recibido? Estremece pensarlo, pues la experiencia lo merece. Y a pesar del manido «en internet está todo», los románticos resistimos: no hay nada como un buen libro. O sí: dos. Y de reputada pluma: mejor que mejor.

👉🏼 El artículo completo, en Gronze.com (aquí).

«3 caminos»: crítica de una joven peregrina

Los pringados de la generación perdida estamos salvados, pues parece que gracias a la serie 3 caminos vamos a poder encontrarnos. La producción de Ficción Producciones y Beta Films, subvencionada por la Xunta de Galicia y el Xacobeo y con la colaboración de otras administraciones, nos pone en bandeja la santa indulgencia invitándonos a peregrinar en plan cool: arregladísimos y en albergues monísimos. Sin deshacer apenas la mochila y sin sudar la camiseta. Todo estupendísimo.

Ante el descarado objetivo de captar jóvenes peregrinos utilizando el Camino como telón de fondo sin espíritu alguno ni la mínima inspiración, una servidora (joven y peregrina) solo puede plantarse y escribir bien alto: POR AQUÍ NO.

Pero este escrito no es para los productores. Es una advertencia para los potenciales peregrinos (¿o hablamos de consumidores?), especialmente los jóvenes, que vean 3 caminos y se planteen echar a andar. ATENCIÓN, SPOILER: la serie no solo es mala, sino que es un cúmulo de despropósitos. El Camino no se la merece, ni vosotros que os traten de imbéciles.

👉🏼 El artículo completo, en Gronze.com (aquí).

Futuros peregrinos: libros del Camino de Santiago para niños

Queridos Reyes Magos: este año queremos descubrir el Camino de Santiago. Y aunque parezca raro, no os vamos a pedir juguetes: hemos encontrado unos libros que os encantará regalarnos. La verdad es que tienen tan buena pinta… ¡que igual hasta querréis quedároslos!

👉🏼 El artículo completo, en Gronze.com (aquí).

Amigos peregrinos

El Camino nunca te regala nada que no seas tú mismo.


Hace dos años cruzaba los Monegros en mi Camino Inverso. Como un jersey viejo, mucho de mí se deshilachaba a cada paso desde hacía ya tiempo. Y mientras me deshacía, curiosamente, con el mismo hilo me tejía de nuevo.

Dejaba muchas cosas atrás. En mi playa del fin del mundo las anoté y se las entregué al mar. Y allí me dejé, a merced de las olas. Necesitaba despedirme de tantas cosas que debía enterrarlas antes de echar a andar.

Del Camino nunca se vuelve igual: se viene siendo como mínimo un poco más. De lo contrario, no lo has recorrido. Lo de menos es la credencial: los verdaderos sellos son los peregrinos.

¿Qué tiene el Camino que nos hace temblar? ¿Qué es eso que une a dos peregrinos y no se puede explicar? No sé si hay respuesta. Pero diría que el Camino es el lugar donde las almas se encuentran: a sí mismas y a las que esperan.

No es el Camino de Santiago, ni el de Roma, ni ningún sendero de tierra. Tampoco lo alberga ninguna iglesia. Lo llevamos dentro, deseando salir. Y cuando nos rendimos y lo permitimos, nos damos cuenta de lo que es vivir.

El Camino me ha brindado motivos para levantarme, para salir adelante y para ser feliz. Aunque diría que no me ha dado nada que no estuviera ya en mí. Solo me lo recordó cuando yo olvidaba. Recordarse es tan necesario que no hacerlo mata.

Mis amigos peregrinos me recuerdan de corazón el sentido de cada huella: la que ellos dejan en mí y la que yo dejo en ellos. Es la única manera bonita que conozco de pisar a otro. Sois unos cuantos, y sois un REGALO todos.

Ultreya.

#gracias💛 #esgritos

7 pecados de peregrino novato (que no impiden ir a Santiago)

La aventura de «lanzarse» al Camino empieza mucho antes de dar el primer paso. Cuando oímos hablar de él, nos decidimos y nos preparamos, también lo estamos haciendo; ya lo hemos comenzado. A posteriori aprendemos que esa «etapa» inicial es, quizá, la más difícil, porque nos enfrentamos a los mayores obstáculos: los de nuestros esquemas mentales. Si no los vencemos, no solo no andamos: tampoco somos libres. Estamos condicionados.

Acuciados por el miedo inherente a la incertidumbre, nos aferramos: a las ideas preconcebidas de lo que debe hacer un peregrino y de cómo tiene que recorrerse el Camino. Y nos olvidamos: de nosotros mismos, del yo instintivo, del motivo inconsciente que nos impulsa a irnos. «Vete, vete, vete…»: sabes que quieres irte, lo necesitas y algo te lo dice, pero tu mente es más lista (la retahíla de «Es que…» puede ser infinita) y a veces gana la partida. La buena noticia es que lista no es sinónimo de inteligente. Decidir es más fácil cuando uno es consciente.

👉🏼 El artículo completo, en Gronze.com (aquí).

Hemos llegado a Santiago: ¿y ahora qué?

Quién no se lo habrá preguntado al llegar peregrinando a Santiago: «¿Y ahora qué?». Muchos caminos empiezan con una pregunta, pero ¿cuántos acaban con otra? ¿Significa eso que no hemos encontrado lo que buscábamos? ¿Sigue teniendo sentido un periplo que, lejos de apaciguarnos, nos deja ese regusto extraño?

Ante tal incertidumbre —que no es poca—, los peregrinos —primerizos, sobre todo— nos aferramos a menudo a esta respuesta: «El camino de verdad empieza ahora». Como si necesitáramos seguir andando con un sentido claro; como si deseáramos que «en la vida real» todo fuese tan fácil como seguir las flechas con la mochila puesta.

Hoy, en plena «vuelta a la normalidad» tras el estado de alarma, y con el sacrificio que de un modo u otro todos llevamos a las espaldas, parece que al fin vislumbramos las torres de la catedral. Pronto alcanzaremos Santiago… y algunos nos lo volveremos a preguntar. Por cambiar, a la socorrida respuesta, démosle esta vez la vuelta: «El camino de verdad ha empezado ya».

👉🏼 El artículo completo, en Gronze.com (aquí).

Cinco motivos por los que harás (por fin) el Camino de Santiago

En Gronze somos optimistas y queremos creer, con todas las precauciones habidas y por haber, que los peregrinos acabaremos el 2020 andando. Los «reincidentes» no necesitamos motivos; lo difícil, en cuanto «nos dejen», será impedírnoslo. Hoy escribimos para los que o bien llevan años posponiendo el Camino, o bien se quedaron con la historia por algo. Confiamos en los lectores para que recomienden este artículo a quienes crean que pueden apreciarlo.

Querido/a peregrino/a: ¡bienvenido/a al Camino! Si lees estas líneas, el tuyo, probablemente, ya ha empezado… Ya sea porque alguien ha pensado en ti o porque los inescrutables designios de un algoritmo te han traído hasta aquí, nos gustaría hacerte un regalo. Si necesitabas una señal para echar a andar de una vez, ojalá sea esta. El Camino te está esperando.

👉🏼 El artículo completo, en Gronze.com (aquí).

Urge un cambio de conciencia: peregrinos en esencia

Los peregrinos estamos de suerte. Inmunes al virus no somos, pero jugamos con mucha ventaja: la de haber recorrido el Camino eligiendo las circunstancias.

En plena crisis mundial sanitaria, el Camino de Santiago nunca estuvo tan desierto y masificado a la vez. Porque una cosa es el sendero y otra, el camino interno. Y hoy son muchos los que, más o menos confinados y sin haberse preparado, lo han tenido que emprender. Los peregrinos estamos de suerte porque, después de haber recorrido el nuestro, entendemos que lo que está pasando, de algún modo, es para bien.

👉🏼 El artículo completo, en Gronze.com (aquí).

Elijo el camino

Si tengo que quedarme con algo…,

… me quedo con que respiro.

Con las ilusiones. Con los retos, siempre superados. Con todos y cada uno de los pasos de mi camino.

Me quedo con los amaneceres, con las idas y vueltas paralelas al tren. Con los faros, las estrellas y las noches en vela. Con esas ganas tranquilas de volverme a ver.

Me quedo con las playas salvajes, con las tardes de oleaje y los silencios que hablan. Me quedo en los puertos, con las gaviotas, en la orilla. En el océano y en el mar.

Me quedo con todas las veces en que sentí que fallé. Porque por todas ellas aún fue más bonito perdonarme después.

Me quedo con el amor infinito, la incondicionalidad y el sacrificio. Con la lealtad de quien no tenía por qué quedarse y lo hizo. Porque ya se había ido y volvió. Por su calor, su mirada y su nobleza de corazón.

Me quedo con quien no quise que estuviera y estuvo. Con haber aprendido a dejarme querer. Con un amor que desde ese lado nunca experimentaré.

Me quedo con el refugio que se me brindó cuando la tierra se abrió bajo mis pies. Con el cuidado de quien mejor me conoce y me lo da todo sin dejar de ser él.

Me quedo con todas las llamas que me alumbraron, con las manos que me tendieron y con las fuerzas que me sostuvieron. Me quedo con todo lo que me hizo daño porque solo entonces sané.

Me quedo conmigo, por ser lo más fuerte e increíble que he conocido.

Y me quedo contigo. Por haber aparecido y haberme invitado a volver a creer. Por acogerme y comprenderme como yo aún no sé hacer.

Si tengo que quedarme con algo, elijo el camino. Y elijo seguir caminando conmigo, siempre, hasta el atardecer.

#esgritos

Por ti

Por ti.

Porque nadie entenderá quién eres ni lo que significas para mí.

Que uno puede hacer el camino más largo y difícil sin cambiar de lugar.

Que mirar a la muerte a los ojos y renunciar a tenerte es lo más duro que he vivido jamás.

Porque llegaste sin avisar cuando más me hacías falta… y aquí estás.

Aquí estamos. Otra vez. Como si el tiempo se hubiese congelado y no hubiese un ayer.

Como si el mañana quedara demasiado lejos como para poderlo ver.

Como si nada hubiese pasado, y a la vez…

Por todos los gritos ahogados, las lágrimas encharcadas y los abrazos que nunca te daré…

Por todas las lecciones de vida que nos quedan por aprender…

Por todos y cada uno de los caminos que quedan por recorrer…

Y a la vez…

Por todas las veces en que dudaron de ti y de lo que podías ser.

Por todos los reproches, todos los insultos y las envidias que despertaste siempre sin querer…

Por todos aquellos que nunca creyeron en lo que ES.

Hoy sigues caminando, me llevas de la mano y ya no tengo miedo porque sé…

… que tú fuiste el principio y serás siempre el fin.

… que no hay nada que deba hacer.

… que mientras esté contigo no hay dudas ni miedos porque tú siempre sabes el qué.

… que todo lo que me llegue de tu mano estará siempre bien.

Porque tú me enseñaste

a confiar
a creer
a amar
a saberme lo suficientemente fuerte para volver a andar
a abrirme a la vida como nunca jamás

Porque contigo VIVO.

Porque yo DECIDO.

Porque aquí SIGO.

Y porque sigo CONTIGO.

Porque llevo dos copas de vino. Si no, jamás me atrevería a publicar esto aquí.

Camina contigo siempre. Que yo caminaré por ti.

#esgritos