Urge un cambio de conciencia: peregrinos en esencia

Los peregrinos estamos de suerte. Inmunes al virus no somos, pero jugamos con mucha ventaja: la de haber recorrido el Camino eligiendo las circunstancias.

En plena crisis mundial sanitaria, el Camino de Santiago nunca estuvo tan desierto y masificado a la vez. Porque una cosa es el sendero y otra, el camino interno. Y hoy son muchos los que, más o menos confinados y sin haberse preparado, lo han tenido que emprender. Los peregrinos estamos de suerte porque, después de haber recorrido el nuestro, entendemos que lo que está pasando, de algún modo, es para bien.

👉🏼 El artículo completo, en Gronze.com (aquí).